santua_edited_edited.jpg

SANTUARIO NUESTRA SEÑORA DEL CAMPO

El  «Santuario de Nuestra Señora del Campo» se encuentra situado en un llano próximo a la carretera que une La Bañeza y Camarzana, en el tramo medio del arroyo Almucera, en la parte central y más extensa del Valle de Vidriales, no lejos de los municipios de Rosinos y de Santibáñez, ni tampoco de San Pedro de la Viña, y Fuente Encalada

 

En el Templo se veneró y guardó la imagen románica de Nuestra Señora del Campo, patrona del valle, hasta su desaparición a finales de los años sesenta,  en los años 90 del siglo XX fue sustituida por una copia que se asemeja a la antigua imagen. Llama la atención su campanario de torre cuadrada de tres cuerpos, con el primero abierto con arco de medio punto y el más alto con sus campanas.

 

El santuario se construyó en el lugar en el que, en época romana, existió una “Cannabae” ciudad conocida y denominada popularmente como  Sansueña, ciudad amplia y muy poblada, que dispondría de termas, templo y demás servicios en aquella época asentada   en el siglo I a. C.  dado que cerca de ella, se asentó la Legio X Gemina, construyendo un campamento. Cuando esta legión, por motivos diversos, tuvo que marchar, se instaló allí, de modo fijo, el Ala II Flavia, dedicada a la protección y vigilancia del comercio del oro de las minas del norte y el control del territorio. De hecho aún se mantienen sus ruinas y el foso perimetrico que marcan su recinto. Todo el entorno  es un lugar arqueológico protegido, de interés patrimonial y muy visitado. Los campamentos originaron en su entorno un núcleo urbano muy poblado, de dominio romano durante los primeros siglos, y hasta  la llegada del cristianismo.

 

Pasados los años y siglos en el lugar del actual santuario existieron varias edificaciones entre ellas una PRECEPTORÍA, colegio con internado que la diócesis de Astorga construyó allí, dedicado a la formación y preparación de seminaristas los primeros años y antes de trasladarse  a los seminarios de Astorga o León. Preceptorías había algunas más, por entonces, en la provincia de León y  en ellas residían los alumnos durante varios cursos.

 

Y se construyó precisamente en el centro del espacio que ocupaba aquella gran ciudad con población romana que perduró hasta los siglos IV de nuestra era.

 

Con el paso de los años todas las edificaciones de este lugar desaparecieron tras el abandono, y tan sólo quedaba en pie la iglesia que es la que, debidamente restaurada y acondicionada, se ha convertido en el Santuario de la Virgen Ntra. Sra. del Campo, patrona del Valle de Vidriales.

 

Ocurre que los pueblos de este valle, y algunos otros  de la comarca, pertenecen en cuanto a la administración civil a la provincia de Zamora, pero desde el punto de vista religioso son de la diócesis de Astorga, una de las más antiguas de España. Y aunque lo civil y lo religioso parecen caminar juntos, esto no ocurre en algunos casos como este.

 

Ha sido grande el impulso y todo lo realizado hasta llegar al momento actual. Reparaciones y limpieza en su exterior: tejados, muros, puertas, accesos, etc., y también en su interior: techumbre,  pavimento, paredes, retablos, imágenes, etc., y demás objetos necesarios o relacionados con el culto. A todo ello han contribuido también los pueblos del Valle.

 

El apoyo de la diócesis y la dedicación, esmero y preocupación de los sacerdotes encargados de los pueblos, lo han hecho posible. Uno de ellos es D. Miguel, a quien le ha tocado actuar en el momento actual, no sin contar con el apoyo y la ayuda de algunos feligreses, que también saben valorar el arte y el patrimonio, en este caso de la iglesia.

 

El Santuario es hoy un hito que destaca en el recorrido por el Valle. Su construcción destaca desde lejos, lo mismo que destaca el castro de San Pedro de la Viña, que está cerca del mismo y las torres de madera que indican el recinto del antiguo campamento. Pero es más interesante aún entrar en el templo y admirar su construcción y su limpieza. Por supuesto que sus retablos, imágenes, pinturas, objetos de culto, etc.

Galería de imágenes

Cómo llegar