petav.png

CAMPAMENTO ROMANO PETAVONIUM

En el siglo I a. C. el empuje conquistador de Roma avanza hacia el noroeste peninsular, las tierras de cántabros y astures. Los contingentes militares romanos fundaron diferentes campamentos en las inmediaciones de ese territorio, entre los cuales se encontraba el que se ubicó en las cercanías del pueblo actual de Rosinos de Vidriales. Los cerca de 6.000 soldados de la Legio X Gemina y otros tantos auxiliares se acuartelaron en una superficie de 17,5 hectáreas. Se configuraba como un campamento de planta rectangular, con esquinas redondeadas, que aparece rodeado por un muro de tierra y madera al que se antepone un foso. Una vez que la zona se encuentra pacificada este contingente se traslada y el campamento queda abandonado durante casi un siglo. A fines del siglo I d. C. el lugar es reocupado por un destacamento de caballería, el Ala II Flavia, que levanta un nuevo campamento más pequeño, de tan solo 4,7 Has. en el interior del ya existente.

 

Ahora se construye con muros de mampostería trabada con argamasa de cal y un foso de algo más de cuatro metros de anchura. Tenía planta rectangular con torres en las esquinas y en los lados largos y cuatro puertas orientadas hacia los cuatro puntos cardinales y protegidas por torreones laterales. En las excavaciones se han localizado algunos materiales de la Legio X Gémina, pero en mayor cantidad materiales y estructuras del Ala II Flavia de  caballería. En concreto se conocen una serie de habitaciones articuladas por dos calles, una de las cuales se cierra para convertirse en patio de lo que parece ser un espacio de cocina. Junto a la puerta oriental se ha hallado también una cisterna de hormigón de planta cuadrada con escaleras en uno de sus laterales, que aparentemente está edificada en el interior de un edificio más amplio Posiblemente a partir del establecimiento de la Legión, pero con toda seguridad a partir del asentamiento del Ala, en torno al campamento se desarrolla un poblamiento que con el tiempo dará origen a la población de Petavonium. En sus orígenes se reduciría a un conjunto de tiendas y carromatos en los que  habitaban personas que vivían de los soldados, pero con el tiempo, al igual que el campamento, se va haciendo más estable y creciendo hasta alcanzar las 90 Has.

 

En su máximo desarrollo contaba con al menos unos baños públicos y varios templos, como muestran las lápidas conmemorativas encontradas. Años después este poblado aparece como una de las mansiones de paso de la VÍA XVII, pero durante el Bajo Imperio irá perdiendo población a consecuencia de la inestabilidad política hasta desaparecer algo después del siglo V d. C.  El asentamiento de un nutrido contingente militar, la Legio X Gemina, en el Valle del Vidriales al finalizar las Guerras Cántabras (26 a 19 a. C.) ha dado origen a uno de los yacimientos arqueológicos de época romana más importantes de Castilla y León. Un dilatado proceso de excavaciones e investigación arqueológica ha proporcionado una sólida base para que en el pasado año 2000 se pudiera llevar a cabo una intervención en el campamento romano, el correspondiente al Ala II Flavia, tendente a la musealización de dicho enclave, recreándose algunas de sus estructuras más significativas y poniéndose en marcha un centro de interpretación que haga más comprensibles los restos y hallazgos procedentes de este antiguo asentamiento militar.   

 

El acondicionamiento para su visita de los campamentos La intervención realizada para su puesta en valor ha consistido en la recreación volumétrica de las cuatro torres de las esquinas, utilizando para ello un curioso sistema que a la vez preserva los restos arqueológicos consistente en un armazón metálico recubierto en el exterior por traviesas de madera de las vías de tren, con lo que se consigue sobre todo que el visitante adquiera una idea de conjunto del espacio y del tamaño que tuvieron estas estructuras. Una escalera interior permite el acceso a la parte superior desde donde se aprecia toda la extensión del recinto, así como unas magníficas vistas del entorno, con el castro de San Pedro de la Viña en primer término. Siguiendo el mismo sistema empleado para las  estructuras descritas, también se ha reproducido una de las puertas del campamento, porta decumana, que consta de vano simple de acceso protegido por dos cuerpos de guardia de planta cuadrada.

 

Estas dos torres se encuentran unidas en su parte media por una pasarela que comunica los dos cuerpos. Petavonium. En la otra puerta excavada, porta praetoria, de características sensiblemente diferentes dado que en origen presentaba doble vano de acceso, se ha seguido un proceso de acondicionamiento diferente, recreándose en altura solamente la parte inferior.

 

En este caso se ha sustituido la madera por la piedra ya que no se pretendía ofrecer una imagen en altura sino explicar el proceso constructivo de las estructuras del campamento de caballería y del posterior abandono, ruina y expolio de materiales que sufrió el yacimiento arqueológico.

 

Muy próxima a esta puerta se encuentra una cisterna de recogida y abastecimiento de agua para el campamento. Para su musealización y protección se ha levantado una pequeña estructura de cubierta en su entorno.

 

Otro de los puntos importantes de la intervención en Petavonium ha sido la restauración de la zona donde se están llevando a cabo las últimas excavaciones arqueológicas. En este sector se ha sacado a la luz de forma muy parcial un conjunto de cuatro edificaciones diferentes y algún tramo de dos calles, una de las cuales quedaría convertida en un patio interior porticado, lo que da idea de la complejidad del sector, que sufrió continuas remociones. En un pequeño tramo de la muralla, el que coincide con el área de excavación, se ha instalado una estructura que, utilizando el sistema de traviesas, recrea por un lado el muro defensivo exterior, mientras que al interior se ha montado un mirador en altura que ofrece una vista de conjunto de todo el área habitacional descubierta y consolidada En el mismo punto del campamento donde confluyen una de las actuales puertas de acceso al recinto y la zona excavada con la recreación de la muralla, se encuentra un moderno edificio de acogida al visitante. Su planta y estilo arquitectónico recuerda mucho a las construcciones de época romana a la par que su estructura no desentona de toda la actuación ya que se ha construido utilizando el mismo tipo de madera que en las torres y en la porta decumana.

 

En todos los lugares visitables de este asentamiento romano se ha colocado una completa carcelería informativa que, de una forma breve pero precisa, ofrece al público las nociones básicas que le servirán para comprender mejor todo lo que está viendo.  

Galería de imágenes

Cómo llegar

Para visitar el Campamento Romano Petavonium, el Aula de Interpretación de los Campamentos Romanos y el Museo Arqueológico, es necesario solicitar una visita guiada a través del contacto propuesto a continuación.

Contacto

C. Mayor, 25, 49610

Santibáñez de Vidriales, Zamora

987223102   /   609261146

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

¡Escríbenos!

¡Gracias por  tu mensaje!